experiencia-aprender-tambien-se-aprende

Abril… ¡¡aprendizajes mil!!

Estamos en el segundo mes del año escolar y chicos y grandes, hemos logrado instalar o recuperar ciertas rutinas: levantarnos temprano para llegar a tiempo a la escuela, preparar la colación, hacer tareas; por las noches armar las mochilas, acostarnos no tan tarde…

Además, durante las semanas transcurridas en marzo, los niños y niñas han comenzado a construir o restablecer los vínculos con sus compañeros/as de clase, organizándose como grupo-curso, acordando  “reglas” para la convivencia.

Las rutinas y las relaciones configuran las condiciones para que cada niño y niña se pueda focalizar en su proceso de aprendizaje. Sin embargo,  no es menos cierto que desplegar cada día estas rutinas y coordinar las acciones con los otros niños y niñas es un aprendizaje fundamental que forma parte de lo que también se tiene que aprender en la escuela.

Por ello es importante avanzar en la identificación de aquellos hábitos y disposiciones que contribuyen a mejorar el aprendizaje de cada niño/a y del grupo-curso.

El refrán popular dice: abril, lluvias mil.  En realidad, abril ya no trae muchas lluvias…pero sí trae aprendizajes al por mayor.  Para reforzar estos aprendizajes, presentamos estas experiencias que complementan las referidas a la vuelta a clases.

La finalidad última de estas experiencias educativas es favorecer la autonomía de los niños y niñas en su proceso de aprendizaje, que puedan reconocer aquellas acciones y disposiciones que contribuyen a mejorarlo, siendo cada vez más protagonistas del mismo.

Todo se aprende… ¡hasta a aprender se aprende!

 

EXPERIENCIAS DESCARGABLES:

Lo que en mi mochila no puede faltar

Ver, comprender, actuar… Es posible mejorar

Un tiempo para cada cosa

Creando y recreando climas

 

SET COMPLETO: “A aprender también se aprende”

 

Para abordar otras temáticas relacionadas con la escuela, ver Vida Escolar

 

Estas experiencias de aprendizaje cuentan con patrocinio de MINEDUC, Decreto 1559/01.12.2016