Formación en terreno

Se inserta dentro del Área de Convivencia de los planes de mejoramiento escolar de las escuelas. Nuestra propuesta pretende que la experiencia escolar en su conjunto ofrezca a niños y niñas oportunidades para su crecimiento personal y social, y para participar activamente en el mundo que los rodea.

La herramienta clave del trabajo que realizamos es el desarrollo de nuevas habilidades docentes y de gestión institucional para este desafío. La formación conlleva modelaje, observaciones de aula, retroalimentación individual y análisis y reflexión colectiva sobre la experiencia.

formacion-03

Experiencias Desarrolladas en los Últimos Años

2011-2012: Como parte de un proyecto de mejoramiento escolar impulsado por Fundación Educacional Collahuasi, se desarrolló la experiencia “Apoyo al desarrollo afectivo social en la sala de clases” en 3 escuelas de la comuna de Pica y en 2 de la comuna de Huara. Comprendió capacitación a los/as jefes de curso para el uso del programa Entre Niños en las horas de Consejo de Curso u Orientación, y talleres para el desarrollo de habilidades para el manejo del clima de aula y el fortalecimiento socioemocional de los alumnos en las clases regulares.

2013-2015: A partir de 2013, nuestro trabajo se incorporó a la asesoría que brindaba el Programa Mejor Escuela del Centro de Innovación en Educación de Fundación Chile, también apoyado por Fundación Educacional Collahuasi. A las escuelas anteriores, sumaron 2 de Pozo Almonte. En cada establecimiento se desarrollaron acciones pertinentes a sus requerimientos en las áreas de Formación para la Convivencia en el aula; Formación de docentes para el manejo del clima de aula y Asesoría a políticas de Convivencia de la escuela.

Entre los años 2013 y 2015 se participó en el proyecto “Ampliación de las oportunidades y calidad de los aprendizajes para los preescolares y escolares de Caimanes” orientado al mejoramiento de la calidad de la educación en esa localidad, que impulsaba el Centro de Innovación en Educación de Fundación Chile.

A nivel de la educación inicial se llevaron a cabo acciones para fortalecer la educación preescolar con especial énfasis en la articulación pre-básica-básica; y un programa de educación parental.

A nivel de la educación básica, el foco estuvo puesto en el desarrollo socioemocional de niños y niñas, a través de:

  • La capacitación de los docentes para la utilización del Programa Entre Niños.
  • El desarrollo de habilidades docentes para el manejo del clima de aula.
  • Asesoría para una práctica pedagógica en el aula de carácter “integral”, que aborda simultáneamente contenidos disciplinarios, la didáctica, el clima de aula y los OAT.
  • Asesoría directa a la Jefatura UTP en lo referido a observación de aula y la retroalimentación a los docentes.
  • Asesoría a la dirección para fortalecer la relación escuela-familia.

Resultados y Aprendizajes

Para estos establecimientos, cuya matrícula es de alta vulnerabilidad, nuestra asesoría fue la primera que tenían para abordar temas referidos al desarrollo personal y convivencia, y en todos ellos, formó parte de una experiencia mayor de mejoramiento educativo.

Teniendo esto en cuenta, los resultados generales son relativamente similares. Se puede afirmar que en todos ellos se logró “poner el tema” del desarrollo socioemocional entre las preocupaciones de sus directivos y docentes; como también -aunque en distintos grados- se fue ampliando la comprensión de la convivencia escolar, entendiendo que el tema va más allá de los manuales, conjunto de normas, protocolos y reglamentos que la regulan, asumiendo una postura más formativa que punitiva.

También se observó una “tendencia a la mejora” en la convivencia y clima escolar, tal como lo reconocieron las mismas escuelas en su evaluación final.

En cuanto al desarrollo de capacidades e instalación de procesos de gestión institucional y pedagógica relacionados con la convivencia y desarrollo socioemocional, se lograron avances importantes en algunas de ellas, aunque no se evidenció un cambio sistemático y permanente en las prácticas pedagógicas en la sala de clases.

De los aprendizajes generados a partir del trabajo con estas escuelas, se desprende que los factores de éxito para que puedan asumir el desarrollo socioemocional (aprender a ser) y la convivencia (aprender a vivir con otros) como parte de su tarea educativa, son los siguientes:

(1) lograr que el equipo directivo ejerza un rol conductor en este ámbito – liderazgo directivo para la convivencia; (2) la existencia de un equipo de convivencia constituido, motivado y dispuesto a aprender, contar solamente con un “encargado/a de convivencia” no basta. (3) el apoyo, compromiso y políticas del sostenedor: resulta indispensable contar con “condiciones institucionales” favorables que son de resorte exclusivo del sostenedor (contrataciones, situación laboral, políticas comunales, etc).

Nuestra conclusión, compartida con otros programas de apoyo en este ámbito [1], es que la institucionalización de medidas para el desarrollo socioemocional se logra en las escuelas con equipos directivos fuertes, con mirada más comprehensiva y más autónomos, lo que es menos frecuente en las escuelas municipales, que por problemas estructurales suelen tener condiciones más complejas.

 

 


[1]   Programa “Sentirse seguros en ambientes seguros”, iniciativa de MINEDUC, implementado por VALORAS UC/UNESCO, 2014

Profesionales que trabajaron en ellas

Alejandra Payeras; profesora, coach ontológico.
Andrea Pardo; profesora.
Antonia Cepeda; educadora de párvulos.
Bárbara Contreras; psicóloga.
Florencia Alonso; psicóloga.
Gloria Vío; trabajadora social.
Marta Elías; licenciada en ciencias de la educación
Rosa María Olave; psicóloga.
Sabine Romero; educadora social, terapeuta familiar.
Ximena Valdés; trabajadora social.