movilizacion-social-2019-v2

Es un hecho que las masivas manifestaciones de descontento social que en estos días se está expresando a lo largo de nuestro Chile y que estamos viviendo como población de todas las edades y condiciones, ya sea directamente o a través de televisión y las redes sociales, nos muestra que la convivencia-país está quebrada.

Estos días han alterado abruptamente la vida cotidiana y el entorno relacional en que vivíamos. Independiente de la postura de cada uno frente a estos hechos y del lugar que ocupamos en esta situación, aparece la angustia, ansiedad, preocupación, miedo, desconcierto y confusión.

Sin duda, lo que estamos viviendo constituye una experiencia abrumadora tanto para nosotros los adultos, como para niños y niñas.

En pocos e intensos días, nuestros niños y niñas han escuchado, visto o participado de innumerables manifestaciones de descontento social, abiertas discusiones, actos de extrema violencia, aplicación del estado de emergencia con toque de queda y la irrupción de las fuerzas armadas en el escenario público. ¿Cómo lo están procesando?, ¿Qué están sintiendo y manifestando? ¿Cómo abordarlo con ellos en las escuelas cuando es probable que lo estén viviendo en distintos contextos y de distintas maneras?

  • Niños que no sólo han visto situaciones de violencia en la televisión, sino que la han visto o se han visto afectados directamente por hechos de violencia en los lugares donde viven
  • Niños que han participado con sus padres, madres, abuelos en manifestaciones pacíficas con cantos y bailes para pedir los cambios que creen justos, viviéndolo como una gran fiesta
  • Niños que junto a sus padres han salido a tocar cacerolas en las esquinas y plazas y han visto pasar a militares y carabineros con armas y en vehículos de guerra.
  • Niños y niñas cuyas familias no están de acuerdo con las manifestaciones sociales y se han restado de ellas

Sin embargo, dentro de esta diversidad de experiencias y contextos, lo que tienen en común todos los niños y niñas es que directa o indirectamente han estado expuestos a una realidad que ha generado fuertes emociones, expectativas, reacciones y opiniones en el mundo de los adultos, un ambiente que cambió bruscamente sus rutinas, las dinámicas familiares y del entorno en que se desenvuelven en el marco de impactantes situaciones de violencia e incertidumbre.

Lo que estamos viviendo en estos días abre nuevas oportunidades y desafíos a las escuelas, educadores y otros mediadores. Lo primero, ofrecerles un ambiente seguro para que puedan expresarse, conversar sobre lo que está pasando, lo que están sintiendo y pensando, un espacio de intercambio en torno a lo que han vivido para procesar lo vivido. Darles certeza de que hay adultos que están disponibles para ayudarlos cuando hay situaciones que los abruman, los sobrepasan.

Junto con eso, podemos aprovecharlo como una oportunidad para reflexionar sobre la convivencia social, para que adquieran habilidades sociales fundamentales para la convivencia, como son empatizar con el otro y ejercitar la tolerancia con el que piensa distinto. Ofrecer modelos para aprender a escuchar opiniones y experiencias diferentes, lograr consensos en los temas fundamentales.

Un esfuerzo que vale la pena, una tarea que no podemos eludir.

Equipo Entre Niños

 

EXPERIENCIAS DESCARGABLES:

Miedo, rabia, pena, alegría… ¿qué sentimos con lo que está pasando?
¿En qué estamos de acuerdo?
Y nosotros ¿qué podemos aportar?

 

SET COMPLETO: “Lo que sentimos y pensamos en las movilizaciones sociales de octubre 2019”

 

Estas experiencias de aprendizaje cuentan con patrocinio de MINEDUC, Decreto 361/08.06.2018