Nuestra convicción

Los niños y niñas necesitan y valoran ser vistos más allá de sus conductas por los adultos que les son significativos. Aquéllos que crecen en desventaja quieren y necesitan lo mismo que todos: ser vistos, escuchados y respetados. Requieren adultos atentos, despiertos, capaces de ofrecerles experiencias positivas que contribuyan a contrarrestar dichas desventajas. Así contribuiremos a mejorar la convivencia social y escolar, a prevenir conductas que los marginen socialmente y mejorar sus oportunidades de desarrollo y proyectos de vida.

Escuchando el sentir de los niños y niñas, y ayudándolos a descubrir la relación entre lo que sienten, piensan y lo que hacen -en un clima de respeto y contención afectiva- los convertirá en adultos emocionalmente equilibrados, creativos, capaces de transformar positivamente el mundo que los rodea.

fotos-nuestra-conviccion