Rol del Adulto

El desarrollo de las experiencias requiere que el adulto cumpla un rol de mediador, que en este caso consiste en:

  • Promover un ambiente de interacciones favorable para la expresión y participación, en un contexto donde cada niño, cada niña experimente el ser “es visto y escuchado” por el adulto y sus pares, donde no hay juicios, burlas ni descalificaciones.
  • Facilitar la comunicación e intercambio entre los niños en torno al tema que se aborda.
  • Regular y estimular la participación sin presionar, formular preguntas en forma oportuna y pertinente para facilitar la reflexión.
  • Empatizar con los sentimientos de los niños y niñas, sin que eso signifique “hacerse cargo de ellos”; validar lo que sienten y opinan sin emitir juicios ni calificar; contenerlos en momentos de aflicción.
  • Destacar –al mismo tiempo y con igual prioridad- lo que es común y lo que es diferente en las expresiones de cada uno.
  • Facilitar la metacognición.
formacion-02