experiencias-llamas

Vuelta a clases después de las llamas

Llega Marzo, las vacaciones quedaron atrás y la vuelta a clases está en el centro de las preocupaciones de grandes y chicos. Sin embargo, es difícil olvidar los incendios que asolaron a gran parte del país y sus secuelas. El verano nos ha dejado a todos con un sabor amargo, imposible volver a clases como si nada hubiera pasado.

Por una parte, están los niños y niñas afectados directamente por los incendios, que con terror y angustia vieron cómo se quemaban sus casas, sus enseres, sus recuerdos, sus tesoros; que todavía alojan en albergues y que, a medida que se normaliza la vida, irán a la escuela. Por otra, está la mayoría de los niños y niñas del país, que de manera sostenida vivieron la tragedia a través de los medios de comunicación, mirando las impactantes imágenes del fuego, los dramáticos testimonios de los damnificados y, los comentarios de los adultos en sus familias.

Hablar con los niños, ayudarles a sacar lo que guardan en su interior, es lo que sugieren los especialistas para que puedan superar experiencias traumáticas. Aunque haya pasado cierto tiempo desde que sucedió, necesitan contención emocional que les permita aliviar la angustia y recuperar la confianza y seguridad que el incendio destruyó. Compartir lo que les pasa permite descubrir que hay otros que están sintiendo lo mismo, que no son los únicos que tienen pena, angustia, rabia, miedo. Experimentar que hay otros niños y adultos dispuestos a escucharles, ayuda recuperarse emocionalmente, y la escuela, en especial su curso, es un espacio privilegiado para ello. Hacer como si nada hubiera pasado es invalidar su experiencia.

Haciéndonos cargo de las orientaciones de MINEDUC al respecto, queremos colaborar con profesores y profesoras en este desafío. Por eso, junto con nuestras tradicionales Experiencias de Aprendizaje relativas a la vuelta a clases, ofrecemos dos sesiones para trabajar con niños y niñas lo que significó para ellos el incendio. Se diferencian entre sí, en que una está concebida para cursos donde los niños han vivido la situación a través de los medios de comunicación, y la otra, para cursos en los cuales hay presencia de niños damnificados por el incendio.

Ambas sesiones buscan abrir un espacio de intercambio en torno a lo que niños y niñas han vivido, ofrecer una oportunidad para que procesen lo que han experimentado, para descubrir el sentido de la solidaridad, la importancia de acoger a los otros en los momentos de aflicción y el valor de permanecer unidos frente a la adversidad.

 

EXPERIENCIAS DESCARGABLES:

Donde fuego hubo… aprendizajes quedan

Cuando la pena “arde”…

 

Para abordar otras temáticas relacionadas con la escuela, ver Vida Escolar

 

Estas experiencias de aprendizaje cuentan con patrocinio de MINEDUC, Decreto 1559/01.12.2016